Spanish Basque Catalan English French German Italian Portuguese

Papa Francisco: Texto de la sexta Audiencia General de los miércoles (1 de mayo)

El Papa Francisco en la sexta audiencia general de los miércoles expresó hoy 1 de mayo, en la fiesta de san José obrero e inicio del mes dedicado a la Virgen María, que Jesús en el evangelio, es conocido como el “hijo del carpintero”, que compartió con José el cansancio y la satisfacción. Dijo que “el trabajo forma parte del plan del amor de Dios y otorga dignidad a la persona”.

Pidió a todos que “en la medida de sus responsabilidades, se esfuercen por crear puestos de trabajo y dar esperanza a los trabajadores”. Y rogó que “san José que vivió momentos difíciles y puso su confianza en Dios, que no abandona, interceda por todos los trabajadores del mundo” la Quinta Audiencia General del Papa Francisco en la Plaza de San Pedro. Junto a más de 100 mil peregrinos el Santo Padre reflexionó sobre tres textos del Evangelio que nos invitan a vivir el misterio de una de las verdades que se profesan en el Credo:"Jesús «de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos»".


Texto completo de la catequesis central del Papa en italiano, traducido al español:(fuente:Radio Vaticana)

Queridos hermanos y hermanas, buenos días

Hoy primero de mayo, celebramos a san José obrero y comenzamos el mes dedicado tradicionalmente a la Virgen. En este encuentro, quisiera detenerme entonces sobre estas dos figuras tan importantes en la vida de Jesús, de la Iglesia y en nuestra vida, con dos breves pensamientos: el primero sobre el trabajo y el segundo sobre la contemplación de Jesús.

1. En el Evangelio de san Mateo, en uno de los momentos en que Jesús vuelve a su país, a Nazaret, y habla en la sinagoga, se Surabaya el asombro de sus paisanos por su sabiduría y la pregunta que se plantean: ¿No es este el hijo del carpintero? (13,55). Jesús entra en nuestra historia, viene en medio de nosotros, naciendo de María por obra de Dios, pero con la presencia de san José, el padre legal que lo custodia y le enseña también su trabajo. Jesús nace y vive en una familia, en la Santa Familia, aprendiendo de san José el oficio de carpintero, en el taller de Nazaret, compartiendo con él el empeño, la fatiga, la satisfacción y también las dificultades de cada día.

Ello nos recuerda la dignidad y la importancia del trabajo. El Libro del génesis narra que Dios creó el hombre y la mujer confiándoles la tarea de llenar la tierra y de dominarla, que no significa explotarla, sino cultivarla y custodiarla, cuidarla con la propia obra (cfr. Gen 1,28 – 2,15). El trabajo forma parte del plan de amor de Dios ¡nosotros estamos llamados a cultivar y custodiar todos los bienes de la creación y de este modo participamos en la obra de creación! El trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de una persona. El trabajo – para usar una imagen, nos ‘unge’ de dignidad, nos llena de dignidad; nos hace semejantes a Dios, que ha trabajado y trabaja, actúa siempre (cfr. Jn 5,17); da la capacidad de mantenerse a sí mismos, a la propia familia, de contribuir al crecimiento de la propia nación.

Y aquí pienso en las dificultades que, en varios países, encuentra hoy el mundo del trabajo y de la empresa; pienso en cuantos, y no sólo jóvenes, están desempleados, muchas veces debido a una concepción economicista de la sociedad, que busca el provecho egoísta, más allá de los parámetros de la justicia social.

Deseo dirigir a todos la invitación a la solidaridad y a los responsables de la cosa pública la exhortación a que realicen todo esfuerzo para dar nuevo impulso a la ocupación; ello significa preocuparse por la dignidad de la persona; pero sobre todo quisiera decir que no hay que perder la esperanza; también san José también tuvo momentos difíciles, pero nunca perdió la confianza y supo superarlos, en la certeza de que Dios no nos abandona.

Y luego quisiera dirigirme en particular a ustedes chicos y chicas, y jóvenes: empéñense en su deber cotidiano, en el estudio, en el trabajo, en las relaciones de amistad, en la ayuda a los demás; el porvenir de ustedes depende también de cómo saben vivir estos años preciosos de la vida. No tengan miedo del compromiso, del sacrificio y no miren con miedo al futuro, mantenga viva la esperanza: siempre una luz en el horizonte.

Añado una palabra sobre otra situación de trabajo que me preocupa: me refiero a lo que podríamos definir como el ‘trabajo esclavo’, el trabajo que esclaviza. Cuántas personas, en todo el mundo, son víctimas de este tipo de esclavitud, en la que es la persona la que sirve al trabajo, mientras debe ser el trabajo el que brinde un servicio a las personas para que tengan dignidad. Pido a los hermanos y hermanas en la fe y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad una opción decidida contra la trata de personas, dentro de la cual figura el ‘trabajo esclavo’.

2. Aludo al segundo pensamiento: en el silencio del quehacer cotidiano, san José, junto con María, tienen un sólo centro común de atención: Jesús. Ellos acompañan y custodian con empeño y ternura, el crecimiento del Hijo de Dios hecho hombre por nosotros, reflexionando sobre todo lo que sucedía. En los Evangelios, san Lucas subraya dos veces la actitud de María, que es también la de san José: ‘conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón’ (2,19.51)

Para escuchar al Señor, es necesario aprender a contemplarlo, a percibir su presencia constante en nuestra vida; es necesario detenerse a dialogar con Él, darle espacio con la oración. Cada uno de nosotros, también ustedes chicos, chicas y jóvenes, tan numerosos esta mañana, deberían preguntarse: ¿qué espacio doy al Señor? Me detengo a dialogar con Él? Desde cuando éramos pequeños, nuestros padres nos han acostumbrado a iniciar y a concluir el día con una oración, para educarnos a sentir que la amistad y el amor de Dios nos acompañan. ¡Acordémonos más del Señor en nuestras jornadas!

En este mes de mayo, quisiera recordar la importancia y la belleza de la oración del santo Rosario. Rezando el Ave María, somos conducidos a contemplar los misterios de Jesús, es decir a reflexionar sobre los momentos centrales de su vida, para que, como para María y para san José, Él sea el centro de nuestros pensamientos, de nuestras atenciones y de nuestras acciones. ¡Sería hermoso si, sobre todo en este mes de mayo, se rezase juntos en familia, con los amigos, en Parroquia, el santo Rosario o alguna oración a Jesús y a la Virgen María! La oración en conjunto es un momento precioso para hacer aún más sólida la vida familiar, la amistad! ¡Aprendamos a rezar cada vez más en familia y como familia!

Queridos hermanos y hermanas, pidamos a San José y a la Virgen María que nos enseñen a ser fieles a nuestros compromisos cotidianos, a vivir nuestra fe en las acciones de cada día y a dar más espacio al Señor en nuestra vida, a detenernos para contemplar su rostro.


Speaker:

Santo Padre, los visitantes y peregrinos de lengua española que participan en esta audiencia desean manifestarle coordialmente sus sentimientos de filial afecto, que acompañan con fervientes oraciones por sus intenciones de pastor de toda la Iglesia.

Al final de la audiencia se cantatá el Padre Nuestro en latín, después el Santo Padre impartirá a todos los presentes la bendición apostólica que extiende complacido a sus familiares y especialmente a los niños, a los enfermos y a cuantos sufren. Bendice también los rosarios y objetos de devoción que los peregrinos llevan consigo.

Palabras del Papa Franscisco en español:

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy, primero de mayo, fiesta de San José Obrero e inicio del mes dedicado a la Virgen María deseo reflexionar sobre dos ideas.

La primera sobre el trabajo: En el Evangelio Jesús es conocido como el hijo del carpintero. En el taller de Nazaret comparte con San José el esfuerzo, el cansancio, los problemas de cada día, así como también la satisfacción. El trabajo forma parte del plan del Amor de Dios y otorga dignidad a las personas. No dejo de pensar en las dificultades que tienen no pocos paises en el ámbito laboral. Pido a todos que en la medida de sus responsabilidades, se esfuercen por crear puestos de trabajo y dar esperanza a los trabajadores. San José que vivió momentos difíciles y puso su confianza en Dios, que no abandona, interceda por todos los trabajadores del mundo. 

Deseo referirme también a la actitud de María y José ante Jesús. Ellos acompañan y protegen con ternura el crecimiento del Hijo de Dios sabiendo conservar y meditar en su corazón todas las cosas. Para escuchar al Señor es necesario contenplarlo, percibir su presencia, dialogar con Él, sacar tiempo para la oración.

En este mes de mayo recuerdo la importancia y la belleza de la oración del rosario. Con su recitación meditamos los momentos centrales de la vida de Jesucristo tratando que Él sea el centro de nuestro pensamiento, atenciones y acciones.

********

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España, Argentina, Costa Rica, Perú, Chile, México y los demás países latinoamericanos. Pidamos a San José y a la Virgen María que nos enseñen a ser fieles en nuestro trabajo cotidiano y a afrontar con Fe las vicisitudes de cada día

Muchas gracias.


 Video de las palabras en español del Papa Francisco en la sexta audiencia general 

 

Suscríbete a nuestro boletín

Modificado por última vez enMiércoles, 01 Mayo 2013 13:03
  • Valora este artículo
    (0 votos)
  • Publicado en Iglesia
  • Visto 1608 veces

Medios

Deja un comentario

volver arriba
Enclavedefe1 Growing and engaging with the right tweeps - gained 3 new followers in the past week, courtesy http://t.co/FAp7OQGRpH
Enclavedefe1 Mensaje y bendición Urbi et Orbe del Papa Francisco al mundo el domingo de Pascua http://t.co/iGlVsnGU13
Enclavedefe1 Feliz Pascua amig@s! Cristo VIVE! No dejéis de ver, escuchar y orar esta canción de @jesus_cabello RESUCITAR: http://t.co/owhgX4VVfy
Enclavedefe1 Papa Francisco en la misa de Pascua (20 de abril) http://t.co/JbJTE1y6b5
Enclavedefe1 Papa Francisco: Texto de la homilía de la Vigilia Pacual http://t.co/W3HPidrP8X